domingo, 6 de abril de 2008

Otra vez la SGAE

Soy una lectora ávida. Me gusta mucho leer y esto ha hecho que el estudio de mi casa esté ocupado por una enorme estantería llena de libros... más los que dejé en casa de mis padres y que me temo que nunca harán el traslado. (Por cierto, la foto no es de mi estantería).

Últimamente he re-descubierto las bibliotecas públicas: cada tres semanas voy a la más cercana a mi casa y pido prestados dos libros, que leo en ese intervalo de tiempo. ¿Qué obtengo con esto? Seguir leyendo sin ocupar más espacio en mi casa y reutilizar recursos, porque en nuestro afán de consumismo hemos olvidado que el compartir es una muy buena opción.

Hoy he recibido un mail de la biblioteca con un texto de José Luís Sampedro, escritor y filósofo, en el cual denuncia la última "propuesta" de la SGAE (Sociedad General de Autores Españoles). Su última ocurrencia es que las bibliotecas paguen 20 céntimos por cada préstamo que efectúen. Así que una hace sus cálculos y está claro que o se incrementan las dotaciones para bibliotecas o el precio acabará repercutiendo en el usuario. Vamos, que pasamos de bibliotecas públicas a bibliotecas de pago. Nuestros índices de lectura ya son lamentables como para encima poner más trabas.

A continuación dejo la reflexión de José Luis Sampedro, que se explica muchísimo mejor que yo. Es un poco larga, pero merece la pena leerla.

Y si estás de acuerdo, pásalo. Por el placer de la lectura.


Cuando yo era un muchacho, en la España de 1931, vivía en Aranjuez un Maestro Nacional llamado D. Justo G. Escudero Lezamit. A punto de jubilarse, acudía a la escuela incluso los sábados por la mañana aunque no tenía clases porque allí, en un despachito que le habían cedido, atendía su biblioteca circulante. Era suya porque la había creado él solo, con libros donados por amigos, instituciones y padres de alumnos. Sus 'clientes' éramos jóvenes y adultos, hombres y mujeres a quienes sólo cobraba cincuenta céntimos al mes por prestar a cada cual un libro a la semana. Allí descubrí a Dickens y a Baroja, leí a Salgari y a Karl May.

Muchos años después hice una visita a un bibliotequita de un pueblo madrileño. No parecía haber sido muy frecuentada, pero se había hecho cargo recientemente una joven titulada quien había ideado crear un rincón exclusivo para los niños con un trozo de moqueta para sentarlos. Al principio las madres acogieron la idea con simpatía porque les servía de guardería. Tras recoger a sus hijos en el colegio los dejaban allí un rato mientras terminaban de hacer sus compras, pero cuando regresaban a por ellos, no era raro que los niños, intrigados por el final, pidieran quedarse un ratito más hasta terminar el cuento que estaban leyendo. Durante la espera, las madres curioseaban, cogían algún libro, lo hojeaban y a veces también ellas quedaban prendadas. Tiempo después me enteré de que la experiencia había dado sus frutos: algunas lectoras eran mujeres que nunca habían leído antes de que una simple moqueta en manos de una joven bibliotecaria les descubriera otros mundos.

Y aún más años después descubrí otro prodigio en un gran hospital de Valencia. La biblioteca de atención al paciente, con la que mitigan las largas esperas y angustias tanto de familiares como de los propios enfermos, fue creada por iniciativa y voluntarismo de una empleada. Con un carrito del supermercado cargado de libros donados, paseándose por las distintas plantas, con largas peregrinaciones y luchas con la administración intentando convencer a burócratas y médicos no siempre abiertos a otras consideraciones, de que el conocimiento y el placer que proporciona la lectura puede contribuir a la curación, al cabo de los años ha logrado dotar al hospital y sus usuarios de una biblioteca con un servicio de préstamos y unas actividades que le han valido, además del prestigio y admiración de cuantos hemos pasado por ahí, un premio del gremio de libreros en reconocimiento a su labor en favor del libro.


Evoco ahora estos tres de entre los muchos ejemplos de tesón bibliotecario, al enterarme de que resurge la amenaza del préstamo de pago. Se pretende obligar a las bibliotecas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado en concepto de canon para resarcir -eso dicen- a los autores del desgaste del préstamo.


Me quedo confuso y no entiendo nada. En la vida corriente el que paga una suma es porque:

a) obtiene algo a cambio

b) es objeto de una sanción


Y yo me pregunto: ¿qué obtiene una biblioteca pública, una vez pagada la adquisición del libro para prestarlo? ¿O es que debe ser multada por cumplir con su misión, que es precisamente ésa, la de prestar libros y fomentar la lectura? Por otro lado, ¿qué se les desgasta a los autores en la operación? ¿Acaso dejaron de cobrar por el libro? ¿Se les leerá menos por ser lecturas prestadas? ¿Venderán menos o les servirá de publicidad el préstamo como cuando una fábrica regala muestras de sus productos? Pero, sobre todo: ¿se quiere fomentar la lectura? ¿Europa prefiere autores más ricos pero menos leídos? No entiendo a esa Europa mercantil.

Personalmente prefiero que me lean y soy yo quien se siente deudor con la labor bibliotecaria en la difusión de mi obra.


Sépanlo quienes, sin preguntarme, pretenden defender mis intereses de autor cargándose a las bibliotecas. He firmado en contra de esa medida en diferentes ocasiones y me uno nuevamente a la campaña.


¡NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS!

José Luis Sampedro

3 comentarios:

Goiuri dijo...

Pagar en bibliotecas públicas!!! Lamentable

Caminarsingluten dijo...

Estupendas como siempre las palabras y la memoria de José Luis Sampedro, que demuestra su sensibilidad y su calidad humana.

También, estupendas tus palabras y tu información, así como magnífica tu biblioteca, que también demuestra tu calidad humana.

Pero lamentable, muy lamentable el afan recaudatorio y antisocial de la SGAE, que está más preocupada por el euro que por la cultura... luego nos quejaremos de que tenemos un país pobre en cultura.

Un abrazo

Ana y Víctor.

las cosas de Lina dijo...

Hay que ver hasta donde es capaz de llegar la SGAE con tal de recaudar unas pesetillas. Pero si es el chocolate del loro.