viernes, 14 de marzo de 2008

Lapsus linguae

Tengo un nuevo compañero de trabajo procedente de Escocia (hasta hace poco era de Escocesa, pero ya tiene claro su país de origen en castellano).

El caso es que me viene perfecto para practicar mi inglés, porque su acento es bastante británico, y él está aprendiendo a marchas forzadas el castellano salpicado con ciertas palabras y dichos catalanes. Intentamos aclararle qué es castellano y qué es catalán, pero bastante tiene con recordar las nuevas palabras que aprende como para ser muy puntillosos en este tema.

Ha venido a vivir a Barcelona con su novia catalana, y salió a colación que ella es su pareja. Es una nueva palabra que él apuntó, "pareja". Y repitió varias veces "X es mi pareja, X es mi pareja, X es mi pareja". Supongo que estaba contento de poder definir su relación con X en castellano. Al ver a X le dijo que había aprendido una palabra nueva, y le dijo "Tú eres mi pajera".

No sé qué cara pondría ella, el caso es que le supo explicar el lapsus linguae y dejarle claro que por mucha similitud fonética que haya, de pareja a pajera hay un buen trecho. Cuando nos lo explicó reímos a carcajada limpia. Y él dijo con tono contrariado: "¿Por qué dos palabras similares tan diferentes? Imagina yo digo padres ella". Menos mal, pobre, sólo le faltaba esto para no aventurarse más.

Curiosidades de la lengua :P

4 comentarios:

Caminarsingluten dijo...

Es cierto, cuanto cambian el significado de las palabras con una simple modificación o "lapsus linguae" y no digamos si le quitamos cambiamos la ñ por n.


Seguro que el escoces en poco tiempo aprende "castetalan" en poco tiempo.

Saludos,

Ana y Víctor.

gemiosal dijo...

¡qué bueno!, yo tenía un jefe que se apellidaba Pita y os podéis imaginar cuando recibía visitas cómo le llamaban.

merrameu dijo...

Son situaciones divertidas y que, supongo, enseguida se ve que el otro no queria decir "pajera". Lo digo por que si yo digo pareja pongo una cara y una entonacion y si voy a decir pajera, le pongo otra intencion y esos se nota.
Hace tiempo estuve en un restaurante con unos amigos y habia uno, de origen aleman, que al venir la camarera y decir: "De quien es la enxilada roja?" el no decia nada y nosotros le preguntavamos: no habias pedido enxilada, tu? Y nos contesto: "Si, pero la mia es vermella, esto de roja es otra!"

eleleo dijo...

No quiero ni pensar las barbaridades que debo decir yo cuando hablo en inglés...Está claro que lo mejor es lanzarse a hablar y esperar que la audiencia sea benevolente...