viernes, 24 de abril de 2009

Cuántas veces se puede decir celíaco en dos minutos

Gracias a Caminar sin gluten he visto un vídeo del programa "Tengo una pregunta para usted" de TVE, donde el invitado era Josep Antoni Duran i Lleida. El último turno de preguntas fue para Núria Balaguer, madre de un niño celíaco, que hizo cuatro preguntas.

Una de ellas es si sabía cuánto cuesta un kilo de harina sin gluten (guiño absoluto al café de Zapatero) y la que me pareció importante, ¿por qué no se subvenciona nuestra medicación (comida especial) cuando en la mayoría de países europeos sí se hace?

Yo apenas consumo harina sin gluten, pero sí compro pan y pasta, y puedo hacer una sencilla lista de precios de lo que pago:

- Pan de molde 330gr. Entre 3,5€ y 5€
- 250 gr. de pasta (macarrones, fusilli, fideos,...). 3,95€
- 8 magdalenas. Entre 3€ y 4€

¿Podéis compararlo con los precios sin gluten?

He de decir que soy celíaca desde hace más de 30 años, y que en mi infancia el pan sin gluten era tan malo que no quería comerlo, por lo que todas las comidas las hago sin pan. Con esto quiero decir que si mi consumo de pan es bajo (aunque el gasto es alto) no me quiero imaginar qué pasa con aquellas personas que les gusta comer pan en todas las comidas.

Por último, dar las gracias a Núria por lograr que un político diga en TV la palabra celíaco más veces en un minuto y medio que el total de veces que lo habrá hecho en el resto de su vida. Y gracias a Lorenzo Milà, presentador del programa, por dar la oportunidad a Núria de expresar sus preguntas.

Núria, gràcies de tot cor.




1 comentario:

Caminarsingluten dijo...

Nosotros te damos las gracias a ti por mencionarnos, ya que no era preciso; y por supuesto a Nuria por estas preguntas.

En casa, tampoco consumimos mucho pan, solamente con el desayuno, que tomamos tosatadas, y ultimamente nuestro hijo unos buenos bocatas con pan que normalmente (igual que el de molde) preparamos nosotros. Pero es cierto, el pan hace 12 años era malísimo, así que no nos imaginamos hace 30.

Como siempre, es un placer el visitarte.

Besotes,

Ana y Víctor.