domingo, 23 de noviembre de 2008

Menudo abandono & compras de emergencia

Qué abandonado tengo mi blog. Justo anoche eleleo me lo comentaba en la enésima cena a la que nos ha invitado en su casa. (Gracias guapos).




He estado en una etapa "voyeuse" (vulgo fisgona) en lo que a blogs se refiere. Pero hoy entro en mi cuenta RSS (un chivato de actualizaciones en blogs) para seguir fisgando y me encuentro ¡dos comentarios en mi blog! Y me han hecho taaaaanta ilusión que me he decidido a romper esta apatía de postear en mi blog contando algo que me pasó hace ya mes y medio.



Bajo del autobús y cruzo el paso de cebra con mis zapatos de tacón de "voy super-elegante al trabajo". Al llegar a la acera doy un paso y mi talón pisa el aire... ufff qué raro... doy otro paso y otra vez... ejem esto ya no es que camines como un pato. Compruebo qué pasa y mi tacón izquierdo ha desaparecido. Giro mi cabeza y ahí está, un tacón en el bordillo. Recogí mi tacón sin mirar a los coches que esperaban en el semáforo de lo avergonzada que estaba, y cojeando todo lo dignamente que podía (y riéndome de lo absurdo de la situación) me voy al trabajo, por suerte sólo son 2 minutos caminando.


Cómo no, discreta que es una, lo explico a voz en grito a mis compañeros, y todos partidos de la risa. Pero es que a mi me gustaría verlos caminar -1.con tacones (ya sería tooodo un espectáculo) y -2.con un sólo tacón. Y de verdad que es difícil caminar con un sólo tacón. Además, del talón del zapato salían unos clavos que para qué.


Esa misma mañana un compañero se puso de cuclillas para hablar con otro, y al agacharse le crujió la rodilla de un modo espantoso. Pensamos que se había lesionado porque él también miró asombrado, pero dijo que estaba bien aunque se asustó por el fuerte crujido. Bueno, la edad no perdona, ¿no? Al cabo de un rato el chico-rodilla-crujiente salió a fumar a la calle, y allí se dio cuenta de que -1.el pantalón le iba más suelto y -2.le entraba aire frío en su trasero.

Sí, efectivamente el crujido de su rodilla había sido tapado por una rasgada tremenda en la costura trasera de su pantalón. Tuvo que sacar su camisa por fuera para tapar el desaguisado. Un pack consultor estupendo: el tío camisa faldona arrugada y la tía coja semidestaconada ¡en un mismo día!

Al mediodía nos fuimos los dos a hacer compras de emergencia: unos zapatos nuevos para mi, un pantalón para él.

Y para ser una compra de emergencia, qué botines más guapos y más cómodos me compré. Y lo mejor de todo... ¡SIN TACÓN! :D



5 comentarios:

infoceliaquia dijo...

jajajaja Me he reído de lo lindo con tus anécdotas. Yo también soy de las que se avergüenza y no mira por si acaso... Eso sí, me parto de risa en cuanto recuerdo este tipo de sucesos. Sería tan aburrido si no sucediese algo de vez en cuando...

Saludos,

Ángela

PD: Por cierto, no tengas tan abandonado tu blog. Es un placer leerte.

Caminarsingluten dijo...

Estupendas anecdotas y vivencias, y la verdad que tienes razón en que la edad no perdona sobre todo con el tema de las rodillas, y también con alguna rotura imprevista, je,je,je.

Vemos que nos hemos perdido por estar desconectados un estupendo viajea a la Toscana, así que lo leeremos con tranquilidad para disfrutar de tu viaje.

Besotes,

Ana y Víctor.

La novia del corredor dijo...

Aixxx esas pequeñas incidencias que hacen que cambiemos nuestro piloto automático por el "piloto de emergencia" jejeje
Y es que cuando pasan cosas de estas no sabes dónde ponerte...y toca improvisar y sacar tu lado mcgyver!
Un besote!

Azhra~Mingurriadas dijo...

Holaaa !!!! Muchas gracias por comentar en mi blog. Sobre tu comentario para nada te voy a odiar, yo hace un par de años tampoco podía ver el rosa lo odiaba.. y mira ahora jajajja.

Sobre gustos no hay nada escrito y por eso pido que me comenteis lo que os gusta y no. Si me molestarán las "criticas" de la gente pues no pediria opinión^^.

Bueno guapa un besito y de nuevo gracias.

MARISA o famalap dijo...

ja,ja,ja,...me encantan éste tipo de anécdotas, pasas un poco de vergüenza...pero cuando se recuerda, te ries como el que más. ANDA!!! pídeles a los caminantes que cuenten alguna de sus peripecias (nos contaron éste verano alguna, de Ana que es un tanto despistada, y no veas lo que nos reímos, es recordarlo y me troncho aún)
Se te echa mucho de menos...anda, no nos abandones otra vez eh????