miércoles, 10 de septiembre de 2008

Toscana - I

... o cómo acabar con el mito de Italia = pizza & pasta ...

Comienzo una serie de posts acerca de mis vacaciones en la Toscana, una zona preciosa de Italia. Hace unos meses conocí a dos chicas de Córcega que no podían entender como no había ido nunca a Italia con lo cerca que está. Es verdad, ¡cómo no había ido todavía! Es preciosa. Tiene tanto para contar que lo haré en fascículos, aprovechando que es la temporada de comenzar coleccionables :D
Una de las cosas que siempre me había echado atrás de Italia es que es el paraíso de la pizza y la pasta, la pesadilla (junto con las hamburguesas) para un celíaco adolescente. No me apetecía ir a un país donde el tópico es que sólo comen pizza y pasta, ya lo sufrí en mis tiempos mozos. Pero una vez allí te das cuenta que es tan tópico como que todos los españoles vamos vestidos de sevillanas y de toreros mientras damos capotazos a toros.



Para comer en cualquier sitio sólo tienes que saber decir esta frase: "Io sonno celiaco/a" (pronunciado chelíaca). Da igual donde vayas, TODOS saben qué es la celiaquía y te dicen qué puedes comer sin darles más explicaciones. Por supuesto evité comer helados (sics) y ciertos productos de riesgo en los que es difícil garantizar la ausencia total de gluten. Pero en los restaurantes, esas tres palabras te abren un buen número de platos. (Comprobé que decir "senza glutine" no es tan efectivo).

Los productos sin gluten se pueden encontrar en los supermercados, casi todos tienen algún pan y galletas sin gluten, al estilo de los Eroski-Caprabo en España. Los productos sin gluten se venden en las farmacias, pero ojo, es un mito lo de que hay en todas las farmacias. Me costó bastante encontrar farmacias con productos sin gluten, y la variedad era bastante escasa: pan, macarrones y galletas, y sólo una referencia de cada una. Un poco decepcionante en este sentido.

Yo llevaba una tarjeta explicando en italiano qué es la celiaquía (absolutamente inútil, todos saben qué es) y una lista de los restaurantes de la zona que cocinan sin gluten (conseguida gracias a la Associazione Italiana Celiachia). Entre ellos había pizzerías y sitios especializados en pasta. He procurado ir a restaurantes de esa lista, donde me han servido pizza y pasta sin gluten sin ningún problema y a un precio muy razonable.

La mayor sorpresa gastronómica ocurrió la última noche, en un pueblo encantador llamado Cortona, donde fuimos a un restaurante que no aparecía en mi lista. Dije la frase mágica y pregunté qué podía comer de forma segura (refiriéndome a carnes a la brasa, ensaladas, pescados, ...) y el camarero me dijo que podía seleccionar cualquier plato de pasta y que me lo harían con macarrones sin gluten. No me lo esperaba, me quedé asombrada y el pobre camarero pensaba que no le había entendido :D ¡Qué sorpresa! Pedí una salsa "al fumo" (ahumada) y el plato estaba DELICIOSO.

¿Me pasará esto algún día en España?

3 comentarios:

RID dijo...

Gracies pel comentari! quin viatge tan bonic...
Petons

MARISA o famalap dijo...

OHHH!!! Qué cambio tan acertado le has dado al blog!!!
Qué viaje tan bonito y qué de sorpresas nos deparan de vez en cuando. Por eso me encanta viajar, porque siempre llegamos con el espíritu renovado y a veces hasta el estómago, bien contento!!

nek dijo...

en el centro comercial de glories, en Barcelona, han abierto una tienda restaurante que se llama sensgluten o algo así está en la planta de la tienda de animales, se encuentra fácil.
Espero haberte sido de ayuda